Tag Archives: fauna silvestre

liberación animales tenerife medio ambiente josé antonio valbuena

El Área de Medio Ambiente libera 18 animales atendidos en ‘La Tahonilla’

CabildodeTenerife No Comments

12 cernícalos, un búho adulto, una lechuza y cuatro erizos morunos rescatados en distintos puntos de la Isla, vuelven a vivir en libertad.

Cuidar nuestro entorno y la fauna que vive en nuestra tierra, es imprescindible para mantener la estabilidad medioambiental. Que los más pequeños aprendan con hechos, que la vida es la apuesta de futuro, es sin duda, un objetivo a alcanzar en nuestra isla.

El Centro de Recuperación de Fauna Silvestre ‘La Tahonilla’, atendió en sus instalaciones dependientes de la Corporación insular durante el pasado 2016 a más de 4.000 animales de 93 especies distintas como tortugas marinas, mirlos y crías de pardelas, entre otras. Estos ejemplares de animales accidentados son recogidos por los ciudadanos y por diferentes organismos públicos, como los cuerpos policiales, así como por otro tipo de entidades colaboradoras, como clubes de buceo, muelles deportivos y cofradías de pescadores.

José Antonio Valbuena destaca “el gran trabajo que realizan los profesionales del área de Educación Ambiental y del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre para que esta experiencia inolvidable llegue al mayor número de escolares posible cada año”.

La concienciación y respeto a los animales que habitan en nuestro territorio, es una asignatura que se lleva a cabo desde edades tempranas, porque solo así podremos conseguir una isla responsable con el medio ambiente en todo lo que este representa. Esta experiencia en el entorno del Barranco de la Arena, será un recuerdo positivo para todos aquellos que participaron en la misma.

Galería de imágenes | La Opinión de Tenerife

Campaña pardela 2016

CabildodeTenerife No Comments

Desde el Área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, se ha puesto en marcha una campaña anual, consistente en la recogida de pollos de Pardela Cenicienta que aparecen desorientados en zonas habitadas. Aquellos pollos que se rescatan, son recogidos por las distintas organizaciones de voluntarios y llevados al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “La Tahonilla”, en donde se valora el estado del animal, y después de un periodo determinado, se ponen en libertad.

La campaña de la “Pardela Cenicienta 2016” fue organizada por el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “La Tahonilla” y la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales, contando con la colaboración de unas 60 personas  del personal del Call Center,  los vigilantes de Espacios Naturales y la propia Oficina  de Participación y Voluntariado Ambientales y el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECOES) 1-1-2 del Gobierno de Canarias. Además, hay que destacar la labor de los ayuntamientos, policía locales, Seprona, agrupaciones de Protección Civil, entidades de voluntariado como A.D.A.E., Aprocica, Atina, Cruz Roja Española, Asociación Ecoturismo de Canarias, Asociación “In Situ” y Rumbo Zyday.

En la campaña de este año, fueron liberados,  entre el 17 de octubre y el 20 de noviembre, 2.248 ejemplares, fueron atendidos un total de 2.322 ejemplares, con lo que el porcentaje de aves recuperadas ronda el 97 por ciento.  

Cabe recordar que con su gran envergadura, la pardela cenicienta es una de nuestras mayores aves marinas. De hábitos pelágicos, está ampliamente distribuida por el Atlántico y el Mediterráneo, donde crían sendas subespecies diferentes en Canarias, por un lado, y en el archipiélago balear y otras islas mediterráneas, por otro.

En el caso de Canarias, la subespecie Borealis es la más abundante. En total, se calcula que hay unas 30000 parejas reproductoras de la especie. Los lugares en los que hay mayores concentraciones son  Alegranza, Montaña Clara , Lanzarote y Lobos. Actualmente, esta ave tiene presencia en las demás islas pero en menor medida ya que en las islas de mayor población han desaparecido colonias completas.

La pardela cenicienta se enfrenta a muchas e importantes amenazas, por un lado, en el nido, la depredación de huevos y pollos por especies introducidas (principalmente gatos y ratas) que se traduce en un importante impacto para la población, el “pardeleo” (caza ilegal de pollos), y la captura accidental en artes de pesca; por otro lado, los tendidos eléctricos con los que colisionan en muchas ocasiones y la contaminación lumínica que desorienta a los jóvenes (sólo en Tenerife más de 800 pollos sufren accidentes por deslumbramientos cada año).

pardela_cenicienta

La Pardela Cenicienta.

CabildodeTenerife No Comments

Con su gran envergadura, la pardela cenicienta es una de nuestras mayores aves marinas. De hábitos pelágicos, está ampliamente distribuida por el Atlántico y el Mediterráneo, donde crían sendas subespecies diferentes en Canarias, por un lado, y en el archipiélago balear y otras islas mediterráneas, por otro.

Este ave vuela a poca altura incluso con vientos fuertes, y habita en las islas Canarias entre los meses de febrero a noviembre. Cría en las pequeñas cuevas de los acantilados y roques y en algunas zonas de interior. Con hábitos nocturnos, durante las primeras horas de la noche es posible escuchar los curiosos sonidos guturales que emite, que se asemejan a murmullos o llantos.

Su alimentación se basa principalmente en pequeños peces, también crustáceos y cefalópodos. Además, aprovecha deshechos de la actividad pesquera, por eso se le puede observar cerca de barcos de pesca. Consigue sumergirse y nadar algunos metros por debajo del agua para encontrar comida.

En el caso de Canarias, la subespecie Borealis es la más abundante. En total, se calcula que hay unas 30000 parejas reproductoras de la especie. Los lugares en los que hay mayores concentraciones son  Alegranza, Montaña Clara , Lanzarote y Lobos. Actualmente, esta ave tiene presencia en las demás islas pero en menor medida ya que en las islas de mayor población han desaparecido colonias completas.

La pardela cenicienta se enfrenta a muchas e importantes amenazas, por un lado, en el nido, la depredación de huevos y pollos por especies introducidas (principalmente gatos y ratas) que se traduce en un importante impacto para la población, el “pardeleo” (caza ilegal de pollos), y la captura accidental en artes de pesca; por otro lado, los tendidos eléctricos con los que colisionan en muchas ocasiones y la contaminación lumínica que desorienta a los jóvenes (sólo en Tenerife más de 800 pollos sufren accidentes por deslumbramientos cada año).

Es por esto último, que desde el Área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, se ha puesto en marcha una campaña anual, consistente en la recogida de pollos de Pardela Cenicienta que aparecen desorientados en zonas habitadas. Aquellos pollos que se rescatan, son recogidos por las distintas organizaciones de voluntarios y llevados al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre “La Tahonilla”, en donde se valora el estado del animal, y después de un periodo determinado, se ponen en libertad.

Cabe destacar, que previa al comienzo de la campaña mencionada, se lleva a cabo una formación a todos los colectivos participantes con el fin de adquirir las destrezas necesarias para poder realizar de buena manera esta acción y que los pollos en cuestión no se vean afectados.

 

pardela

Corujas

CabildodeTenerife No Comments

Las rapaces nocturnas se encuentran especialmente adaptadas a la vida crepuscular. Están dotadas de una serie de atributos comunes, entre los que destacan las características de los ojos y oído, el colorido del plumaje, las técnicas de caza, etc. Los ojos de las rapaces nocturnas son grandes, con una retina que le permite distinguir los objetos en la oscuridad, pero que en contrapartida tiene una pobre visión de los colores. Los ojos están situados en la parte frontal del cráneo, lo que les aporta una amplia visión binocular con la que pueden apreciar las distancias. Gozan de gran capacidad auditiva. Aunque los búhos tienen sobre los oídos unos penachos de plumas, que se asemejan a orejas, las rapaces carecen de pabellón externo. Debido a sus hábitos crepusculares,  son  especies  relativamente  poco  conocidas,  y  no  se  tiene  mucha  información  acerca  de  sus poblaciones, aunque se conoce el tipo de alimentación gracias a las “egagrópilas”. Son pequeñas pelotas que vomitan, en las que encontramos restos de las presas que ingieren. Aunque capturan una amplia variedad de presas, una gran parte de su dieta está integrada por roedores.

La coruja, más conocida como lechuza, es una de las dos rapaces nocturnas presentes Tenerife.

Es un ave de tamaño medio, de unos 40 cm de longitud y casi un metro de envergadura. Como todos los búhos tiene un característico disco facial, siendo característica en esta especie la forma de corazón y su color blanco.

Posee un plumaje dorado parduzco en el dorso y cabeza, siendo blanco el resto del cuerpo. Los tarsos están emplumados, y tienen los dedos cubiertos con plumas modificadas de color grisáceo.

Su dieta se compone de pequeños roedores y reptiles, así como invertebrados, que captura gracias a su fino oído y su vuelo extremadamente silencioso.

Su hábitat se encuentra en zonas rurales cerca de los asentamientos humanos, donde se la puede observar volando al atardecer entre las construcciones.

En Canarias está representada por dos subespecies: alba, presente en El Hierro, Tenerife y Gran Canaria, estando dudosa su presencia en La Palma y La Gomera; y la subespecie gracilirostris (Hartert, 1905) en las islas orientales y extinta en La Gomera y Gran Canaria.

El Búho chico, también conocido como Coruja en algunas zonas, habita en Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro, donde es relativamente común y ocupa una mayor variedad de hábitat que la lechuza común (cardonal-tabaibal, cultivos, barrancos y masas boscosas), predominando en zonas bajas y de medianías.

Es una rapaz de mediano tamaño (34 cm). Su plumaje es de color pardo ocre, densamente listado y moteado de oscuro, con “orejas” (penacho de plumas) largas que son visibles cuando está alarmado, y dedos emplumados. Sus ojos son anaranjados.

Aunque  popularmente  ha  gozado  de  una  mala  fama  injustificada, constituye  un  buen  aliado, pues  se  alimenta principalmente de ratas y ratones. No obstante, también captura reptiles, aves e insectos, y en alguna ocasión murciélagos. Nidifica en grietas, árboles, palmeras, en el suelo, etc.coruja

Imagen.- http://floradeanaga.blogspot.com.es/2009/11/fauna-la-coruja.html

Aves nidificantes en Tenerife.

CabildodeTenerife No Comments

En Tenerife nidifican unas 56 especies de aves, de las cuales 25 corresponden a paseriformes y 31 a no paseriformes, siendo la isla del archipiélago donde nidifica el mayor número de aves.

Sin embargo, las poblaciones son pequeñas y dos especies – Milano real y alimoche – se han extinguido en los últimos años, encontrándose otras, como el águila pescadora, halcón de Berbería, cuervo, etc. gravemente amenazadas.

La isla de Tenerife alberga tres de las cuatro especies endémicas de Canarias (Pinzón azul, paloma rabiche, paloma turqué) y los tres endemismos macaronésicos (Canario, bisbita caminero y vencejo unicolor).

Asimismo, la subespecie Dendrocopos major canariensis del Pico picapinos habita exclusivamente en Tenerife, mientras que otras subespecies habitan también en otras islas.

Actualmente en la isla de Tenerife hay declaradas tres Zonas de Especial Protección para las Aves:

  • Teno (1.345 has): por la existencia de las especies orníticas Pardela Cenicienta, Gavilán, Aguila Pescadora, Paloma Turqué y Paloma Rabiche.
  • Anaga (14.199 has): por la existencia del Petrel de Bulwer, Pardela Chica, Pardela Cenicienta, Paíño de Madeira, Gavilán, Paloma Rabiche y Paloma Turqué.
  • Tigaiga (1.735 has): por la presencia de Gavilán, Paloma Turqué, Paloma Rabiche y Pardela Pichoneta.

Dichas Zonas también están declaradas Espacios Naturales Protegidos y Lugares de Importancia Comunitaria (LIC).

Las aves es el grupo de vertebrados más destacado, con 56 especies que se reproducen en Tenerife y 4 especies exclusivas del Archipiélago: el pinzón azul del Teide (Fringillia teydea teydea), la paloma turqué (Columba bolli), la paloma rabiche (Columba junoniae) y el mosquitero canario (Phyloscopus canariensis), como comentábamos anteriormente.

Como ejemplo, las características de estas cuatro especies endémicas son las siguientes:

El pinzón azul predomina en los bosques de pinar, tanto natural como repoblado, aunque se da más en los que poseen un sotobosque de escobón (Chamaecytisus proliferus). Es uno de los endemismos canarios más conocidos y diferenciados, con una subespecie en Tenerife (F.t. teydea) y otra en Gran Canaria (F.t. polatzeki). Su alimentación consta de semillas de pino, codeso y escobón. Tanto en los pinares como en el monteverde, se puede observar al pinzón vulgar o ‘tintillón’ (Fringilla coelebs tintillón), que tiene tres razas en Canarias. También es conocido popularmente como ‘pájaro de monte’ o ‘chau-chau’.

Las paloma turqué y la rabiche se pueden considerar como reliquias vivientes que han permanecido en las Islas desde la Era Terciaria.

Su hábitat es la laurisilva y está presente en Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, aunque debió también poblar los bosques de Gran Canaria antes de que desapareciera su laurisilva, a finales del siglo XIX. Su alimentación está constituida por frutos de algunos árboles como el laurel, barbusano, viñátigo, faya, etc. Ponen un único huevo, la paloma turqué elabora sus nidos en plataformas de ramas poco elaboradas (sobre todo en brezos), y la rabiche prefiere grietas, pequeñas cuevas, repisas naturales o incluso el suelo.

El mosquitero canario, muy común en todas las Islas excepto en Lanzarote y Fuerteventura, se encuentra en todo tipo de ambientes desde costa a cumbre. Se alimenta de insectos, y también es denominado ‘hornero’ por la forma que tiene su nido. Además de estas 4 especies endémicas, hay muchas diferentes, de las que sólo citaremos las más destacadas y conocidas.