Tag Archives: fauna marina

Fotografía submarina.

CabildodeTenerife No Comments

El mundo submarino ha cautivado al ser humano desde siempre. Los fotógrafos de naturaleza, tienen en esta disciplina fotográfica todo un aliado para conseguir una toma diferente.

La fotografía submarina, como su propio nombre indica, es la especialidad fotográfica desarrollada para poder realizar fotografías en inmersión. La fotografía subacuática es una modalidad muy practicada en el buceo deportivo y en el estudio de la biología marina. Dicha disciplina tiene especialidad competitiva en la toma de imágenes subacuáticas, celebrándose, en el caso de Canarias, concursos de gran prestigio a nivel mundial.
Esta modalidad se ha declarado por determinados organismos como una alternativa competitiva y “eco-amigable” a la tradicional pesca recreativa, ya que las afecciones al medio marino son prácticamente nulas.
Pero más allá de su valor estético la fotografía submarina es la mejor o incluso la única opción que tienen los científicos para documentar sus descubrimientos en ambientes marinos. Se trata, pues, de una especialidad fotográfica muy utilizada por diferentes ciencias entre las que cabe mencionar: arqueología subacuática, biología marina o de aguas continentales, ecología u oceanografía.

 

La fotografía submarina no deja de ser un campo minoritario, y hay dos razones obvias. La primera es la dificultad inherente a una práctica de riesgo como es el buceo, aunque se suele decir que es el deporte de riesgo más seguro que existe. La segunda es el material, pues los accesorios que necesitaremos para sumergirnos en el agua nos pueden llegar a costar más dinero que nuestro equipo fotográfico.

En general, y salvo que tengáis unos niveles de exigencia altísimos, suele ser mejor recurrir a cámaras compactas de alta gama. La proliferación de las EVIL, han traído un soplo de aire fresco a esta disciplina a través de cámaras cada vez más compactas pero con mayor control del ruido. Pero ojo, si queréis aprovechar al máximo la fotografía (sobre todo de fauna en movimiento), debéis aseguraros de que disponga de opción de AF continuo.

También es importante que lleve un flash acoplado. Es deseable que disponga de un rango focal aceptable para todo tipo de situaciones.

La elección de la caja estanca debemos hacerla en el momento de comprar la cámara, pues no existen cajas para todos los modelos. Existen dos variedades: las metálicas, más resistentes, completas y orientadas al entorno profesional y las de policarbonato, más voluminosas, más baratas y disponibles para más modelos de cámara.

También será necesario llevar a cabo un mantenimiento. Cualquier mínima fuga de agua podría echar a perder nuestro equipo, sobre todo a profundidades a las que la presión aceleraría la inundación del compartimento estanco. Antes y después de cada inmersión hay que limpiar y lubricar bien las juntas. Y jamás hay que abrirla mientras está húmeda: mejor espera a llegar a casa.

Existen más factores a tener en cuenta, pero para empezar con la actividad, es necesario.

juanmy

Recuperación de tortugas.

CabildodeTenerife No Comments

La fauna marina sufre en ocasiones las nefastas consecuencias de la basura que llega al mar por culpa de los humanos. Bolsas de plástico o artilugios de pesca pueden dañar e incluso matar a seres vivos tan interesantes como las tortugas marinas Caretta caretta.

Las campañas de liberación de tortugas como las de esta especie están orientadas a concienciar a la población, comenzando desde los más pequeños, y a diversos colectivos sobre la importancia de cuidar el medio ambiente, el cual tenemos que cuidar, principalmente evitando arrojar todo tipo de residuos, concretamente al mar.

DSC_2130

Esta iniciativa se enmarca dentro del programa de liberación de tortugas marinas rehabilitadas como herramienta de educación ambiental. Con lo que se pretende fomentar las actitudes de conservación y respeto del medio natural usando la liberación de tortugas marinas rehabilitadas tras los accidentes que han sufrido.

La tortuga boba (Caretta caretta), también conocida como tortuga común, caguama, cayume, o cabezona, es una especie de tortuga marina que pertenece a la familia Cheloniidae. Habita en el océano Atlántico, Pacífico e Índico, así como el Mediterráneo, y en Canarias es la tortuga marina más frecuente, presente todo el año en nuestras aguas, donde llega a ser abundante en los meses de primavera-verano.

Tiene una baja tasa de reproducción, alcanza su madurez entre los 17 y 33 años, y puede llegar a vivir 67 años. En la edad adulta miden un promedio de unos 90 centímetros de largo y alcanzan los 135 kilos de peso, si bien pueden llegar a pesar hasta media tonelada.

Su color de piel varía desde el amarillo al marrón, y el caparazón suele ser marrón-rojizo. Los machos adultos se diferencian de las hembras en que sus colas son más gruesas y presentan plastrones (parte aplanada que corresponde al vientre del caparazón) más cortos.

La tortuga boba es un animal omnívoro que se alimenta principalmente de invertebrados que viven en el lecho marino, valiéndose de sus mandíbulas grandes y potentes. Su gran tamaño limita la incidencia los grandes depredadores marinos, como los tiburones.

Es considerada una especie en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Los esfuerzos de conservación requieren la cooperación internacional, ya que estas tortugas vagan por vastas áreas y porque las playas de desove aptas para su reproducción se encuentran dispersas en varios países.

El 80% de los ingresos en el centro de rescate con que cuenta la Fundación Neotrópico, o bien en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRFS) La Tahonilla, que gestiona el Cabildo tinerfeño, se debe al efecto de las basuras, por ingesta o  enmallamiento del animal. El 20% restante se reparte entre colisiones con embarcaciones, efecto de hidrocarburos en el mar, pesca accidental o patologías diversas.