Con la presencia del personal de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del Cabildo de Tenerife, un equipo de los GEAS (Grupo especial de la Guardia Civil de Actividades Subacuáticas) ha podido rescatar un ejemplar de medio tamaño de tortuga boba (Caretta caretta) en uno de los tanques de refrigeración de la central eléctrica de Caletillas perteneciente al grupo Unelco. No es la primera vez que esto ocurre, con lo que los técnicos de la Guardia Civil y del CRFS de La Tahonilla pretender realizar las oportunas averiguaciones para ver si las condiciones de este sistema son mejorables para impedir la entrada de la fauna marina a la piscina de refrigeración.
Le entrada de ejemplares de fauna protegida, así como de cualquier otra especie marina en las piscinas de refrigeración supone un grave problema para la central y para los técnicos, al comprobarse que alguno de los ejemplares atrapados han podido morir por la falta evidente de alimento.
En estos momentos el personal de Fauna Silvestre realiza todas los estudios posibles sobre el ejemplar para determinar su estado de salud y así poder instaurar el tratamiento correspondiente, caso de hacer falta. El objetivo, como en todos los casos, se centra en poder liberar al animal lo antes posible.
Da la casualidad de que el animal es un ejemplar adulto microchipado , por lo que pudimos saber que el animal había sido atendido por el Centro de Recuperación de la Tahonilla y fue liberada en la playa de la Nea en Noviembre del año pasado.
 tortuga