Plan de Recuperación de la Jarilla de Cumbre

Plan de Recuperación de la Jarilla de Cumbre

CabildodeTenerife No Comment
Uncategorized

El Cabildo de Tenerife, a través del Área de Medio Ambiente, ha ejecutado la última fase del Plan de Recuperación de la especie vegetal Jarilla de Cumbre (Helianthemum juliae), que es una especie endémica del Parque Nacional del Teide. La Corporación insular ha plantado 200 ejemplares de esta especie en la zona de El Portillo, en un acto que ha contado con la presencia del vicepresidente y consejero de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, y la colaboración de medio centenar de alumnos y profesores del Colegio Pureza de María de Los Realejos. Esta acción coincide con la celebración del Día Europeo de los Parques (24 de mayo).

El Consejero Insular, ha destacado el gran trabajo y la implicación de los trabajadores que desarrollan su actividad en el Parque Nacional del Teide en esta iniciativa que, además, ha contado con el apoyo de investigadores de las universidades canarias. Anunció que el siguiente paso será solicitar al Gobierno de Canarias que la especie se rebaje de categoría de amenaza para que se catalogue simplemente como “especie vulnerable”, lo cual implicará un nuevo plan de conservación.

El Plan de Recuperación ha logrado que esta especie pase de tener 200 ejemplares a más de 4.000 en una década, lo cual supone un paso definitivo para evitar su desaparición. Dada su escasez, desde el primer momento se declaró legalmente como especie en peligro de extinción y se iniciaron los primeros trabajos para evitar su desaparición. Diversos estudios han demostrado que la especie era muy vulnerable al cambio climático y que su hábitat original estaba siendo afectado por las variaciones de temperatura y humedad. La Jarilla de Cumbre cuenta ya con más de 4.000 ejemplares silvestres, distribuidos por nueve localizaciones diferentes (en sectores más húmedos), al norte del Parque Nacional del Teide.

La Jarilla de Cumbre, es una planta cuya distribución a nivel mundial se encuentra restringida exclusivamente al Parque Nacional del Teide. Descrita por primera vez para la ciencia en 1986, cuando el profesor Wolfredo Wildpret encontró una pequeña población de poco más de 100 individuos en el borde sur de la Caldera de Las Cañadas. Los rastreos de campo realizados en años posteriores evidenciaron dos localizaciones adicionales en ambientes similares.

Leave a Reply