La vida desbaratada

La vida desbaratada

CabildodeTenerife No Comment
Uncategorized

El viento soplaba implacable esa mañana cuando Esteban conducía el

coche hacia su trabajo. Iba concentrado, pensando más en la agenda

de reuniones que le aguardaba en cuanto entrara en la oficina que en

la carretera por donde circulaba a más de cien kilómetros por hora.

De repente, algo llamó su atención y de forma instintiva pisó el freno.

Un periódico deslavazado corría por la mediana de la autopista con

las hojas sueltas, arremolinándose unas sobre otras, separándose

para volverse a juntar. Sin orden ni criterio, rota ya la paginación y

falto de grapas que impidieran esa anarquía que ahora rodaba por la

carretera.

Las noticias de la portada se escondían dentro de las de deportes

que, a su vez, luchaban a brazo partido con las de información

política, las de cultura y los anuncios por palabras… El remolino

resultaba vistoso y colorido porque la noche anterior había sido

coronada la reina del Carnaval y las plumas, la brillantina, los

volantes y el confeti se habían apoderado de las páginas de los

diarios y Esteban desvió su mirada hacia los papeles impresos tirados

donde no debían…

Las páginas de sucesos andaban rezagadas del remolino de papel

impreso, quizás porque los muertos ya no tienen prisa porque no van

a ninguna parte. Esteban tampoco llegó a la oficina y se estrelló en la

curva junto a la que el periódico se había desbaratado y desbarató su

vida.periodico

Leave a Reply