La Corona Forestal

La Corona Forestal

CabildodeTenerife No Comment
Uncategorized

Este espacio natural es el área  protegida más extensa de Canarias,  dónde podemos encontrar una amplia superficie de pinar canario y de vegetación de alta montaña de Tenerife, que rodea el Parque Nacional del Teide. En este espacio se encuentran las cabeceras de buena parte de los impresionantes barrancos que forman la red de drenaje del norte y sur de la isla de Tenerife, por lo que ejerce un destacadísimo papel en la captación de aguas y la conservación de suelos ante la erosión.

La principal característica que define al parque es la existencia de una de las masas forestales más extensas de Canarias, en la cual predominan los pinos, tanto naturales como de repoblación. El pino canario, la especie más representativa de este pinar, tiene la propiedad de ser resistente al fuego, lo que ha propiciado, a pesar de los incendios forestales que han tenido lugar en éste área, que las cumbres de esta parte de la isla no se hayan convertido en desiertos de rocas erosionadas. Pero no sólo existen pinos, junto al pino canario existen algunas comunidades de pino insigne que están siendo sustituidas poco a poco por especies típicas de la laurisilva, cuya finalidad es la de recuperar la formación boscosa que originalmente se desarrollaba en algunos de estos espacios. También nos podemos encontrar con muestras de matorral de alta montaña y fayal-brezal en determinados enclaves.

Ante la enorme extensión de este espacio, y ante la cantidad de especies vegetales que en el se encuentran, la fauna y la flora tienen en este lugar un magnífico refugio, contando con una altísima biodiversidad endémica, que incluye varias especies amenazadas y muchas protegidas por la legislación nacional y por convenios internacionales. En cuanto a la  fauna que habita en el parque, las especies más significativas son las dos palomas endémicas, Rabiche y Turqué, o el pájaro picapinos, así como un gran número de especies de invertebrados, con un elevado porcentaje en cuanto a endemicidad se refiere.

Es un espacio natural que no puede pasar desapercibido, y ya no sólo por su extensión cercana a las 50.000 hectáreas , sino por su encanto desde el punto de vista del paisaje, encontrándonos con el Valle de La Orotava y el Valle de Güímar, al norte y al sur respectivamente, por sus barrancos y montañas que salpican su superficie y por sus numerosas especies endémicas de flora y fauna, de las que se puede disfrutar si transitamos por ella, hace que sea un espacio único en la Isla.

Leave a Reply