El Pijaral. Anaga

El Pijaral

El Pijaral. Anaga

CabildodeTenerife No Comment
Uncategorized

Esta Reserva Natural Integral constituye un paraje con importantes valores ambientales, al albergar una de las mejores muestras de la laurisilva de la Isla de Tenerife, de los más característicos y de los mejor conservados, con la presencia de prácticamente todas la especies arbóreas de este bosque del terciario, localizado en la vertiente norte del Macizo de Anaga. Con una extensión de 300 hectáreas dentro del término municipal de Santa Cruz de Tenerife, está caracterizado por unas fuertes pendientes y grandes desniveles poblados con una densa cubierta vegetal.

Entre las especies que podemos encontrar están los árboles más exigentes en cuanto a humedad, como el tilo, el aderno, el viñátigo, el naranjero salvaje, la hija y el saúco en las zonas más profundas y húmedas de las vaguadas, mientras que en las crestas expuestas a los vientos dominantes del alisio, encontramos otras especies como tejos, follaos, acebiños, brezos, fayas, laureles, mocanes, sanguinos y paloblancos.

En el sotobosque dominan helechos de grandes hojas, llamadas píjaras (de ahí el topónimo de El Pijaral), además de otras especies como el morgallón, algaritofe, bicácaro, bejeques, tabaiba de monte, e incluso la rara violeta de Anaga, una de cuyas colonias crece en el Roque Chinobre.

La gran concentración forestal de la zona juega un papel vital en la recarga del acuífero subterráneo dada su elevada capacidad de condensación de la humedad que transporta los vientos alisios, a lo que hay que unir su facultad protectora del suelo ante distintos fenómenos de erosión.

La existencia de muchas especies endémicas, varias de las cuales están amenazadas y la mayor parte de ellas protegidas, acrecienta su importancia, sobre todo cuando sólo se conocen en este lugar. Para la fauna, esta Reserva Natural Integral es un magnífico refugio donde nidifican muchas especies como las palomas de la laurisilva, la rabiche y la turqué, y el gavilán.

Este paraje también cuenta con los Roques de Chinobre y Anambro, que limitan el espacio por el sur, constituyendo sendos elementos singularizados del paisaje, de elevado interés científico.

Si eres amante de la naturaleza y quieres visitar esta zona, debes recordar que es necesario solicitar un permiso en el Área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife.

 

Leave a Reply