Monthly Archives:Octubre 2016

Participación y voluntariado ambiental.

CabildodeTenerife No Comments

El voluntariado es una de las perspectivas más activas y profundas de participación ciudadana en nuestra sociedad y nace de la responsabilidad personal y social en la intervención para la mejora y avance comunitario, siempre de manera desinteresada y libre. Es una estrategia de participación social, que se ejecuta de manera libre, organizada y no remunerada, desarrollada a través de actividades y programas que redundan en beneficio de la comunidad.

Las personas voluntarias ofrecen su capacidad y dedicación a la comunidad y reciben el reconocimiento de la sociedad y de las instituciones, y ante esto, también reciben una serie de beneficios personales, como el desarrollo de nuevas habilidades y conocimientos en contacto con el medio ambiente.

En Tenerife dentro de las distintas organizaciones e instituciones dedicadas al voluntariado, y al de carácter ambiental más concretamente, está la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales, la cual se centra en aquellas entidades sin ánimo de lucro, organismos públicos y entidades privadas que realicen o deseen realizar de forma voluntaria actividades cuyos objetivos sean los de conservación, restauración y divulgación del patrimonio cultural y natural de la isla de Tenerife.

Los ámbitos de acción de las actividades de voluntariado son tan diversos como problemáticas existentes, desde puesta en libertad de fauna silvestre, como por ejemplo tortugas, o la “Campaña de la Pardela Cenicienta”, cuyo objetivo es la protección de esta especie y en la que participan diversos colectivos de voluntarios.

Otro ámbito en el que desarrolla actividad, es la recuperación y limpieza de distintos ámbitos como pueden ser playas o barrancos, para su recuperación paisajística, así como la realización de campañas o actividades para la erradicación de especies vegetales invasoras y que ponen en peligro a las especies autóctonas, como es el caso del conocido como “Rabo de gato”.

Todas las actuaciones se encuadran en el marco del Plan Insular de Acción del Voluntariado Ambiental cuya vocación es promover y regular las actividades desempeñadas por el voluntariado que participa en el cuidado y mejora del medio ambiente de Tenerife.

Las líneas de trabajo de la oficina son:

  • Conservación, manejo y restauración de recursos naturales.
  • Conservación, restauración y divulgación del patrimonio cultural.
  • Uso público: actividades en la naturaleza.
  • Consumo responsable, residuos, agua y energía.
  • Protección civil, emergencias e incendios.

 

 

Especies de plantas autóctonas de Tenerife

CabildodeTenerife No Comments

La vegetación autóctona está formada por especies que son propias de un determinado lugar, pero no necesariamente exclusivas del mismo.

La Región Macaronésica es el nombre colectivo con el que se conocen a cinco grupos de islas situadas en la zona centrooriental del Atlántico Norte, formado por grupo de archipiélagos de origen volcánico (Azores, Madeira, Salvajes, Canarias y Cabo Verde)

El Archipiélago Canario es el de mayor riqueza florística de la Región Macaronésica. Es, además, la cuarta región natural del mundo en cuanto a endemismos florísticos, con 1700 plantas superiores catalogadas, de las que unos 20 géneros y más de 500 especies son endémicas.

En el caso concreto de la isla de Tenerife, la vegetación se distribuye en 6 grandes pisos, directamente relacionadas con la altitud y la orientación N-S de las vertientes de la isla:

CARDONAL – TABAIBAL: 0 – 700 m. Matorrales xerófilos bien adaptados a la sequía, abundante insolación y fuertes vientos de la zona. Numerosos endemismos. Tabaibas, cardones, cardoncillos.

BOSQUES TERMÓFILOS: 200 – 600 m. Zona de transición. Lluvias y temperaturas moderadas. Área degradada por la actividad humana. Numerosas especies endémicas. Sabinas, dragos, palmeras.

LAURISILVA: 500 – 1000 m. Bosque denso de grandes árboles, herederos de la flora de la Era Terciaria, situados en zona de nieblas y lluvias frecuentes. Gran variedad de especies, con abundante sotobosque de arbustos, herbáceas y helechos. Loros (laureles), acebiños, viñátigos, barbusanos.

FAYAL – BREZAL: 1000 – 1500 m. Bosque más seco y pobre en especies. Reemplaza a la laurisilva cuando ésta ha sido degradada. De gran importancia forestal. Fayas, brezos, acebiños.

PINAR: 800 – 2000 m. Bosque de pinos en formación abierta, con sotobosque escaso y poco variado. Pino canario, escobones, jara.

ALTA MONTAÑA: más de 2000 m. Clima seco, altísima insolación y temperaturas extremas. Flora muy bien adaptada. Endemismos de gran importancia científica y belleza. Tajinastes, retamas, violeta del Teide, entre otras especies.

especies-de-plantas-autoctonas-de-tenerife

Espacios marinos protegidos en Tenerife

CabildodeTenerife No Comments

La riqueza natural en la isla de Tenerife, se hace patente tanto en la superficie terrestre como en los fondos marinos. En tierra, estos tesoros naturales se ven recompensados con diversas figuras de protección. De la misma manera que en tierra, en los fondos marinos canarios en general, y en Tenerife en particular, existen espacios marinos con elevado valor ambiental, lo cual ha llevado que dichos espacios posean figuras de protección y así salvaguardar sus innumerables tesoros naturales que albergan.

Algunos de estos espacios marinos son los siguientes:

  • Sebadal de San Andrés
  • Sebadales de Antequera
  • Franja marina de Teno-Rasca
  • Cueva marina de San Juan
  • Sebadales del Sur de Tenerife
  • Costa de San Juan de la Rambla

En algunos de estos espacios, presentan fondos marinos someros de naturaleza arenosa, lo que propicia el desarrollo de praderas de fanerógamas marinas, conocidas comúnmente como “sebadales”. En las superficies rocosas de la zona también están presentes las comunidades bénticas típicas de arrecifes.

En sus aguas poco profundas, como es el caso del Sebadal de San Andrés, puede observarse de forma esporádica especies de cetáceos en paso como el delfín mular (Tursiops truncatus), el cachalote común (Physeter macrocephalus) o el rorcual tropical (Balaenoptera edeni), así como ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta), que utilizan el sebadal como zona de alimentación y descanso.

En otro espacio como los Sebadales de Antequera, Dominan los fondos someros, con suave pendiente, en su mayor parte cubiertos por un gran manto de arenas volcánicas. La franja costera está caracterizada por acantilados con cuevas, cornisas y grandes bloques desprendidos.

La zona protegida del oleaje, ubicada al abrigo del Roque de Antequera, permite la existencia de fondos de arenas sobre el que se establecen praderas de fanerógamas marinas,  los sebadales. Al mismo tiempo, las fuertes corrientes de la zona provocan una gran abundancia de organismos sedentarios suspensívoros sobre las superficies rocosas (cnidarios, poríferos, ascidias, etc.).

En el caso de la franja marina Teno – Rasca, que constituye el espacio marino protegido más grande de la isla, presenta fondos muy variados y de gran complejidad estructural. Cuenta con importantes arenales sin vegetación, como en otros espacios, también aparecen los sebadales,  fondos de arena con poblaciones de anguila jardinera (Heteroconger longissimus), fondos de maërl, algales, zonas de blanquizales, cuevas marinas y estructuras arrecifales.

Las especiales condiciones de aguas cálidas y tranquilas durante gran parte del año, unido a las grandes profundidades que se alcanzan cerca de la costa, ofrecen unas características inigualables para la presencia de cetáceos grandes y medianos, incluso hay especies que mantienen poblaciones residentes en el área a lo largo de todo el año.

Si hacemos referencia a la Cueva Marina de San Juan, en el sur de Tenerife, es una amplia cueva volcánica en el acantilado costero, con varias cámaras y corredores de diversa amplitud. Entre los elementos más singulares este espacio cuenta con una excelente representación de especies marinas típicas de ambientes profundos, que han encontrado en esta cueva volcánica un ambiente adecuado. Este es el caso de esponjas como Caminus vulcani o Corallistes nolitangere, esta última más conocida como esponja cerebro.

En el sur de Tenerife, se encuentra uno de los sebadales más extensa del archipiélago canario y con un mejor estado de conservación. Se trata de una comunidad compleja, que constituye una importante zona de cría y alevinaje para especies de interés pesquero, así como para otras especies como el caballito de mar (Hippocampus hippocampus) o la carmelita (Myrichthys pardalis).

También se encuentran en este espacio zonas de arrecifes rocosos con cuevas marinas, donde habitan especies como la brota de tierra (Gaidropsarus guttatus), la esponja Caminus vulcani, la esponja cerebro (Corallistes nolitangere), la oreja de mar canaria (Haliotis tuberculata coccinea), la lapa de pie blanco (Patella ulyssiponensis aspera) o la langosta canaria (Scyllarides latus).

Y en el norte de Tenerife encontramos el espacio marino protegido de la Costa de San Juan de La Rambla, donde dominan, en general, las estructuras arrecifales.

El medio biótico se caracteriza por una gran variedad y abundancia de especies marinas, entre ellas algunas típicas de ambientes esciáfilos, que reflejan el buen estado de conservación de la zona. Cabe destacar la presencia de horizontes de algas como Cystoseira abies-marina, o los gelidios Gelidium arbuscula y Gelidium canariensis, además de especies de invertebrados como la esponja de cuero, la anémona gigante o la langosta canaria, que también se ve representada en esta zona.

 

espacios-marinos-protegidos-en-tenerife